Míriam Gómez-Morán, pianista: “Los músicos somos gente corriente, tan aburridos (o no) como cualquiera”.

 

Míriam Gómez-Morán empezó sus estudios de piano a los once años en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Pero dice que es “un mito eso de que haya que empezar a tocar un instrumento a una edad muy temprana para poder alcanzar un nivel de profesional”. Ella, desde luego, alcanzó ese nivel con creces, imparte clases magistrales regularmente y es autora de artículos para revistas especializadas y, desde el año 2000, es Catedrática de Piano en el Conservatorio Superior de Música de Castilla y León. Especialista en Liszt, compositor del que es una reputada intérprete, ha actuado en importantes auditorios y salas de concierto de España, como el Auditorio Nacional de Madrid, el Palacio de Festivales de Santander, el Palau de la Música de Valencia o el Teatro de la Maestranza de Sevilla, y también en escenarios internacionales como el St. Cecilia’s Hall de Edimburgo, el St. Martin in the Fields de Londres, o el festival de la American, entre otros. Vuelve al Maestranza con Integral de los arreglos de Lizst en las sinfonías de Beethoven.

Continuar leyendo “Míriam Gómez-Morán, pianista: “Los músicos somos gente corriente, tan aburridos (o no) como cualquiera”.”

Juan Carlos Garvayo, pianista: “Los conservatorios son rehenes de una mediocridad resentida”.

Es solista, miembro del prestigiosos Trío Arbós y profesor del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Se marchó a Estados Unidos ávido de enseñanzas diferentes, atraído por un sistema educativo abierto y de excelencia que le ofrecía un abanico ecléctico de oportunidades en el mundo de la música. Juan Carlos Garvayo tiene las ideas muy claras y el coraje para expresarlas sin cortapisas. Con más de 30 discos grabados para distintos sellos, y actuaciones en más de 30 países, Juan Carlos aterriza en Sevilla para desgranar al piano los secretos de los arreglos de Liszt en las sinfonías de Beethoven.

Continuar leyendo “Juan Carlos Garvayo, pianista: “Los conservatorios son rehenes de una mediocridad resentida”.”