Pau Santacana, fagot: “Cuando puedo, salgo a caminar por la montaña”

Compártelo!

Dice que tocar el fagot, “comparado con el piano, es facilísimo, sólo soplar y mover los dedos”. Buen intento, Pau, pero no nos lo creemos. Pau Santacana compagina su trabajo como profesor de música en la Escola i Conservatori de Música de Reus con la de instrumentista. Ahora llega al Maestranza con la ópera La Cenicienta. Nos cuenta cómo dejó el balonmano y las clases de inglés para centrarse en la música… bueno, y también nos cuenta que le encanta cocinar. ¿Quieres saber más?

 

¿Por qué el fagot?
Para poder tocar en orquesta. Antes del fagot tocaba el piano que es un instrumento muy solitario, mi hermano pequeño tocaba el violonchelo y no paraba de tocar en orquestas, conocer gente y viajar. Cuando el piano se empezó a complicar, la elección de un instrumento sinfónico fue fácil. El timbre, el registro y la sonoridad del fagot me convencieron.

A mí me parece súper difícil tocarlo… ¿lo es? Comparado con el piano, por ejemplo, requiere más esfuerzo?
Comparado con el piano es facilísimo. Una sola voz, relativamente fácil de afinar… Sólo soplar y mover los dedos. Requiere un conocimiento de la técnica de emisión del aire y práctica para conocer la digitación pero no es un instrumento más difícil que otros. De hecho todos los instrumentos son fáciles y difíciles, depende de lo que se quiera hacer.

 

¿Hay muchas composiciones en las que se incluya este instrumento? ¡¡Claro!! El fagot es imprescindible en la orquesta sinfónica. Desde el Barroco, cuando hace el bajo continuo, hasta nuestros días, donde la Música contemporánea busca nuevas sonoridades del instrumento. Aparte de música sinfónica hay mucho repertorio de música de cámara, con piano, solo, etc. a lo largo de toda la historia de la música.

 

Cuando estudiabas, ¿cuántas horas le dedicabas?
Hay que ser sincero, ¿no? (risas) Cuando empecé, como tenía facilidad con la lectura (por los estudios anteriores de piano), los primeros cursos no estudiaba mucho… Pero cuando decidí estudiar el superior la cosa cambió mucho y estudiaba seis horas al día de media.

 

Supongo que compaginar colegio y conservatorio debió ser intenso como poco… ¿tenías tiempo para jugar, salir con tus amigos?
La vida del estudiante de música es diferente. Si te comparas con los compañeros del colegio sales perdiendo en tiempo libre pero con organización siempre hay tiempo para hacer de todo. A la larga acabas haciendo actividades también con los compañeros del conservatorio que acaban siendo también tus amigos. También hay que decir que cuando estudiaba, los niños no hacían tantas actividades como ahora. En mi caso tuve que priorizar y dejé el balonmano y las clases de inglés para centrarme en la música.

 

Hay una imagen generalizada de que es un espectáculo elitista. Creo que habría que poner facilidades para que todo el mundo pudiera acceder a la ópera. Es cierto que hay entradas económicas pero el público, en general, no lo conoce. Se invierte mucho dinero público que tendría que repercutir en un sector más amplio de la población.

 

Además de tu faceta como instrumentista eres profesor… ¿has notado algún cambio en las nuevas generaciones?

La sociedad ha cambiado mucho. Los estudios de música tienen resultados a medio plazo y la sociedad está acostumbrada al resultado inmediato. Los alumnos tienen muchos más recursos que antes, acceso a grabaciones y vídeos, partituras, nuevas tecnologías, etc… Desde la faceta de profesor hay que conocer y saber utilizar estos recursos en beneficio del alumno y orientarles en su uso. Los alumnos también hacen muchas actividades a lo largo de la semana además de la música y cuesta crear interés y motivarles en el estudio.

 

Lo que más te gusta de tu profesión es…
Tocar en directo. Hay conciertos donde surge algo mágico, no pasa siempre, pero cuando ves que ocurre y el público lo percibe es maravilloso.

 

Lo que menos te gusta de tu profesión es…
Me encanta mi profesión, tanto la de intérprete como la de profesor. Por decir algo diría que preparar las cañas del fagot.

 

¿Qué cambiarías en el mundo de la lírica y la ópera en España?
Hay una imagen generalizada de que es un espectáculo elitista. Creo que habría que poner facilidades para que todo el mundo pudiera acceder a la ópera. Es cierto que hay entradas económicas pero el público, en general, no lo conoce. Se invierte mucho dinero público que tendría que repercutir en un sector más amplio de la población.

 

¿Cuál es el repertorio en el que te encuentras más cómodo?
Me encanta la música del Barroco. Te da una libertad y un abanico interpretativo que otros repertorios no tienen. En orquesta disfruto mucho tocando sinfonías del romanticismo. Y con piano, el repertorio francés de principios del siglo XX es precioso.

 

¿Qué haces en tu tiempo libre?
Me gusta cocinar. Bueno… de hecho me gusta comer y como no siempre puedes ir a restaurantes buenos pues intento investigar y cocinar cosas que me gusten.

 

¿Practicas algún deporte?
Cuando puedo salgo a caminar por la montaña y si estoy en mi ciudad a correr y nadar. Es interesante estar un poco en forma para poder tocar un instrumento, que puedas dominar tú al instrumento y no el instrumento a ti.

Por Montaña Vázquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *