A fondo/Oficios del Teatro. Iluminación: el lenguaje de los claroscuros.

Compártelo!

 

 

Luces, sombras, volúmenes… El escenario es un universo mágico que nos transporta a espacios que no existen, fija nuestra atención en un punto o personaje concreto de la trama, nos hace soñar con otros mundos esbozando sólo un haz de luz sobre las estrellas, consigue emocionarnos con la insinuación de una silueta en la sombra… Nada se deja al azar, todo es intencionado. Y es que, en cualquier montaje de teatro o de ópera, hasta la oscuridad está buscada. La iluminación teatral es un canal de comunicación, una suerte de metalenguaje que potencia el drama o la comedia, el llanto o la risa, la calma o el miedo, que incide y moldea las emociones del espectador.

Juan Manuel Guerra, jefe del departamento de iluminación del Teatro de la Maestranza, a cuyo cargo hay un equipo de 11 personas, nos habló de la importancia de la luz, de las técnicas y las tendencias en este sector.

 

Juan Manuel, ¿cómo de importante el tratamiento de la luz en una representación?
El chiste fácil, es que, sin luz, poco veríamos de la representación… (bromea). Pero, hablando en serio, como primer objetivo, la iluminación te permite ver lo que ocurre en el escenario. Desde el punto de vista de la dramaturgia, da carácter y forma a aquello que se quiere contar y, desde una perspectiva más simple, sitúa al espectador en el espacio/tiempo (interior, exterior, mañana, tarde, noche…)
¿Es como un código no verbal, un leguaje teatral más allá de las palabras?
Efectivamente. Al igual que en nuestra vida diaria, la luz y el color están íntimamente ligados a nuestro estado de ánimo. Así, cuando mejor nos sentimos tendemos a colores brillantes y al contrario si estamos tristes o deprimidos.
Esto lo usamos los iluminadores en el teatro para hacer sentir al público aquello que queremos mediante la creación de atmósferas a través de la luz o de su propia ausencia. La oscuridad también crea atmósferas con respuestas interesantes en el público.

 

El proceso se inicia con la coordinación entre creativos: director, escenógrafo e iluminador. Una vez que se conoce cuál es la intención del espectáculo así como su escenografía y vestuario, se realizan planos de montaje de focos en los que se incluyen tipo de aparato, filtros de color, ubicación, etc… Una vez realizado el montaje y la dirección de focos, llega el momento de la grabación, que es cuando se registra cada una de las diferentes escenas de la obra eligiendo intensidades, colores, tiempos de paso entre una atmósfera y otra.

 

¿Cómo se coordina la iluminación con la obra /ópera que se representa?
Una ópera tiene tantos puntos de vista como directores la lleven a escena.
Su visión del texto y la música hará que, tanto el escenógrafo como el iluminador, trabajemos para potenciar esa visión. De la coordinación de estos tres creativos dependerá el resultado estético.
¿Es habitual la figura de coordinador del departamento de iluminación?
De manera habitual en los teatros, existe la figura del jefe de iluminación que, junto a sus ayudantes y técnicos, conforman la plantilla encargada de llevar a cabo los aspectos técnicos de montaje y realización de la iluminación.


¿Cómo se llega a decidir el tipo de iluminación, los tiempos, las claves, los cambios?
El proceso se inicia con la coordinación entre creativos: director, escenógrafo e iluminador. Una vez que se conoce cuál es la intención del espectáculo así como su escenografía y vestuario, se realizan planos de montaje de focos en los que se incluyen tipo de aparato, filtros de color, ubicación, etc… Una vez realizado el montaje y la dirección de focos, llega el momento de la grabación, que es cuando se registra cada una de las diferentes escenas de la obra eligiendo intensidades, colores, tiempos de paso entre una atmósfera y otra, etc.
Durante los ensayos, afinamos esos registros hasta llegar al estreno.
¿Cómo se organiza el trabajo en este departamento?
Podríamos dividir los días de trabajo en dos tipos fundamentales: días de montaje/desmontaje o días de función. Los días de montaje se siguen las directrices del iluminador desde un punto de vista meramente técnico: situación, filtros de color, orientación, grabación, etc..
Los días de función atendemos a las necesidades propias del espectáculo en cuestión: cambios de filtros, uso de seguidores a los personajes, atención a los equipamientos para que nada falle, etc. Al mismo tiempo, se trabaja en el estudio de próximos espectáculos para solucionar los posibles inconvenientes antes de su montaje.
¿Y un día de estreno?
El día del estreno comienza con una comprobación del buen funcionamiento de los sistemas de Iluminación en general, y en particular, de los registros correspondientes a la ópera a estrenar. Una vez efectuada dicha comprobación, damos el visto bueno de nuestro departamento para la entrada de público en la sala. ¡Estamos preparados!


¿Existen estudios para esta profesión?
De manera habitual, existen cursos de iluminación tanto en centros privados como públicos.


¿Han cambiando las técnicas, las modas en cuanto a la iluminación teatral?
La aparición de las lámparas de descarga, los leds, los proyectores de cabeza móvil, etc., están haciendo evolucionar las técnicas para iluminar los espacios y los personajes de forma acelerada. A la vanguardia, están los conciertos de pop/rock que, al generar mayores ingresos, pueden estar a la última e incluso orientar las tendencias de los fabricantes hacia determinados tipos de proyectores para cubrir sus necesidades. Los teatros, en cambio, acceden a estos nuevos proyectores con mayor lentitud. La forma de usar las nuevas técnicas, el componente creativo, se mantiene inalterable, pero es cierto que cada iluminador tiene un sello que le hace reconocible, bien por el uso de los colores, por el tipo de proyectores, etc.
¿Se hace un diseño de iluminación ad hoc para cada obra?
Cualquier espectáculo que requiera de un estado activo por parte del espectador, que se desee su atención dependiendo de un hilo argumental, requiere de una iluminación específica que haga que esa participación del público sea guiada y gratificante.

Por Montaña Vázquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *